El derbi madrileño del domingo proseguirá en los comités y en los despachos. La Liga prepara ya un informe que remitirá a la Comisión Antiviolencia para que esta dictamine sobre los insultos racistas sobre Vinícius tanto dentro como fuera del Metropolitano. Antiviolencia podría imponer cerrar el estadio o una parte de la grada, lo que no parece probable, según las fuentes consultadas. Todo indica que el caso puede quedar en una multa económica que afecte tanto al propio club colchonero como a los aficionados que puedan ser identificados como los autores de los cánticos racistas.

El Real Madrid guarda silencio sobre lo sucedido. A pesar de que el viernes por la noche el club blanco emitió una nota en su página web asegurando que emprendería acciones legales contra quien cometiese actos racistas hacia su jugador, ahora mismo no parece estar por la labor, según fuentes consultadas. Todo podría cambiar de acuerdo a la deriva de los acontecimientos.